Adopciones internacionales, siempre en el candelero

por Alejandra MIER

Las adopciones internacionales son centro de debate constante, más bien polémica, entre defensores y detractores de las mismas. Si bien, nada es blanco ni negro, si es cierto que los detractores de éste tipo de adopciones suelen partir de premisas falsas y sobre todo de un insostenible “informe Vicky”, que se pretende erigir como un documento científico cuando no presenta el más mínimo rigor, se basa en declaraciones en foros, o noticias de periódicos, como si un comentario en Facebook (el informe es anterior a éste tipo de redes sociales) fuera algo incuestionable y verdad absoluta.

Buenos y malos… ¿según su nacionalidad?

El hecho de pensar que las organizaciones extranjeras, las familias extranjeras, las protectoras extranjeras son malas por el simple hecho de no ser españolas, parece un mal inicio. En éste sentido resulta más realista partir de la premisa de que en España hay buenas y malas personas y organizaciones, y en otros países de Europa hay buenas y malas personas y organizaciones. La responsabilidad, la seriedad y el mutuo conocimiento, confianza y transparencia entre la organización que envía el perro y la que lo recibe sería una mejor “vara de medir”, que la nacionalidad de unos y otros. Suponer que el envío de perros andaluces a Cataluña siempre es para bien y el envío de perros vascos a Alemania siempre es para mal, así, porque sí, roza el absurdo. Habrá organizaciones españolas que han confiado sus perros en algunos casos por desgracia y en otros casos por negligencia a malas entidades europeas, pero de la misma manera que lo hacen cada día organizaciones andaluzas a malas entidades del norte de España.

_MG_1133

La distancia… ¿es insalvable?

Los detractores de las adopciones internacionales insisten en la distancia, como algo insalvable, pero solo si hay un cambio de país de por medio. Un perro abandonado en Coruña y adoptando por una familia murciana, suena fenomenal, pero un perro abandonado en San Sebastián y adoptado en París, resulta de lo más preocupante… La distancia de Gijón a Tarifa, es de 990 kilómetros (por A-66). La distancia de San Sebastián a Mons, Bélgica, es de 1.o58 kilómetros  (por A-10), ¿es tanta la diferencia? En éste sentido parece más sensato que, si acaso, existieran defensores de las adopciones en un entorno de X kilómetros del punto de partida, sin tener en cuenta el hecho de que la distancia suponga salir o no del territorio nacional. ¿Qué hacemos si un vecino nuestro nos adopta un perro y un año después se va a trabajar a Dinamarca? Retirarle a su perro por el hecho de mudarse, es obviamente ilegal, pero también irracional, ¿verdad?

Y ¿cómo hacemos el seguimiento?

Salvando el problema que pueda suponer que nadie en la organización hable un nivel básico de inglés y dando por supuesto que contamos con una persona con capacidad para comunicarse en dicho idioma (ya sería más complejo contar con gente que hable alemán, holandés, francés o sueco)… no hay mucha diferencia entre la información que podemos recibir de un perrito adoptado en Holanda y la del perrito de nuestro vecino, sí, el que se fue a vivir a Dinamarca. Recibiremos algunas fotos o videos, algún mensaje por e-mail, Facebook o Whatsapp, y sobre todo, entenderemos que la familia ha adoptado un perro, no una persona que quiere noticias constantes del perro y que se comporta como el “poli malo” de los interrogatorios. La adopción realizada directamente en Alemania, cuenta con una ventaja, allí estará nuestra organización colega para echar una mano con cualquier imprevisto, cosa que no tenemos con la mudanza del vecino a Dinamarca.

¡No caben tantos perros en Europa!

Otra de las falacias, o no, habituales es la siguiente: Los detractores de las adopciones internacional consideran que no hay bastantes hogares en Alemania, Holanda, Suiza,… para los perros abandonados en España, Grecia o los países del Este. Dicha afirmación, lejos de concluir que no hay que hacer adopciones internacionales, parece más bien asumir la necesidad de sacrificar animales en Europa. ¿Pueden o no pueden el total de hogares disponibles en Europa asumir el total de perros abandonados en Europa? Si no hay hogares suficientes, entonces tendremos que asumir el sacrificio de animales como un hecho necesario hasta llegar a un equilibrio poblacional, y si hay hogares suficientes es obvio concluir que España es un país exportador (la oferta de animales es superior a la demanda de los mismo por hogares nacionales) y no importador (no hay necesidad de traer perros de otros países a España para cubrir la demanda), pero de igual manera otros países europeos tienen que estar en la situación contraria.

¿Las adopciones internacionales son la solución del problema?

Obviamente, no. La solución de problema es que no haya animales abandonados o estos se reduzcan a la mínima expresión (por que sí, hay situaciones en las que una tenencia responsable igualmente desemboca en la necesidad de encontrarle un nuevo hogar al animal, el ejemplo más sencillo, familia compuesta por una sola persona que fallece).

La solución del problema supone un esfuerzo en “medicina preventiva”, la medicina más importante en la gestión de refugios de animales, pero que desgraciadamente queda en segundo plano, debido al tiempo y recursos que consume parar la hemorragia que supone el nivel de abandono en nuestro país.

Igual que las leyes de “Sacrificio 0” por sí solas, como única medida pueden traer mucho sufrimiento animal, porque se sustituye en muchos casos el sacrificio por el hacinamiento, las medidas anexas (control de natalidad, ayuda a la resolución del problema del propietario, educación,…) son básicas incluso previas al Sacrificio 0.

Así que no, la solución del problema no son las adopciones internacionales, pero son absolutamente necesarias hasta regular la población.

Los que hacen adopciones internacionales, se forran

Otra de las falacias habituales es suponer que las organizaciones españolas que hacen adopciones internacionales “venden” perros o “viven de los perros”. Lo cierto es que en varios países europeos, los adoptantes pagan una cantidad superior por su perro adoptado que en España. El error no parece estar en ellos, sino en nosotros, en España estamos acostumbrados a que la tasa de adopción esté claramente por debajo de los gastos que el animal ha generado a la organización y no me refiero a costosas cirugías que pueda necesitar un animal en particular, sino a un microchip, vacuna y refuerzo, desparasitación interna y externa, esterilización y test de leishmania,… En muchas organizaciones europeas consideran que deben pagar el coste real que han supuesto estos gastos a la organización española y también el transporte (éste es un añadido a una adopción local), nada más que eso, abonan el coste real y piden el coste real a los adoptantes. Obviamente pagar los gastos reales que supuso el perro supone un beneficio 0, esto es que no hay venta ni negocio alguno, sino una visión más realista del problema.

SOSStrays-17-General

En resumen, es importante hacer las cosas con cabeza, pero independientemente de que la adopción sea en España o en el extranjero. También es importante hablar todos los detalles con la organización con la que trabajamos y que haya un clima de confianza mutua.

Sobre las leyendas urbanas, desde los laboratorios a los prostíbulos,… son las típicas historias morbosas y que producen tanto rechazo social que la gente reacciona visceralmente sin pensar en que toda la argumentación carece de lógica. Se repiten por las redes social como otros muchos bulos de pegar mensajes en el muro de facebook y similares, que constantemente está desmintiendo la Policia Nacional y la Guardia Civil.

Al final, como en cualquier otro proyecto del que se forme parte, quien dentro de una organización o de manera particular rescate animales abandonados, debe ser muy responsable, para saber poner límite a su actividad, y aplicar el sentido común.

La solución del problema no son las adopciones internacionales, pero son absolutamente necesarias hasta regular la población.

Anuncios

La Tenencia Irresponsable

por Alejandra MIER

Recientemente impartí una charla sobre tenencia responsable. En ella, se trataba de concienciar a los asistentes sobre la importancia de tener suficiente tiempo, espacio, conocimientos previos y recursos económicos para atender a un animal de compañía. Al día siguiente, leía en facebook un post, escrito por una persona que alababa a una entidad de protección animal porque “aunque no tienen sitio ni dinero, siempre van a por un animal cuando las llamas”. Y entonces, me surgió una duda ¿somos las protectoras de animales ejemplo de tenencia responsable? Tras unos días reflexionando sobre el tema, desgraciadamente, he concluido que NO.

Los modelos de entidades de protección animal son muy diversos. Aún entendiendo que todos tienen la finalidad de mejorar la calidad de vida de los animales y la atención a los más desamparados, las diferencias filosóficas son importantes y en algunos casos absolutamente insalvables. Hoy, en pleno siglo XXI, nos encontramos con protectoras de animales que no entregan sus perros o gatos esterilizados ni legalmente identificados. Sin duda, ese tipo de centros o aquellos más cercanos a un Síndrome de Noé que a una aproximación responsable y profesional a ésta problemática para poder incidir en su mejoría son, obviamente, contrarios a la tenencia responsable. Pero, ¿y las entidades mínimamente serias?

Por acotar la amplia temática de los animales abandonados, nos centraremos en éste artículo solo en entidades legalmente constituidas (harina de otro costal son los casos de atesoramiento de animales, individuales o colectivos, y quienes los alientan), respetuosas con la legislación vigente (refiriéndonos principalmente a la ley 13/2002 del Principado de Asturias), y en la gestión de dos grupos de animales, perros y gatos errantes.

CAPACIDAD DE LA ORGANIZACIÓN

El primer problema es la capacidad (entiéndase tanto espacial, como económica y humana). En éste punto, debemos distinguir dos modelos: las entidades con recogida municipal y las entidades sin recogida municipal. Estas últimas no tienen obligación contractual alguna para recoger animales, a diferencia de las primeras que mediante un contrato o convenio llegan a un acuerdo con un ayuntamiento para hacerse cargo de los animales aparecidos en ese término municipal (pudiendo ser solo perros, perros y gatos o cualquier animal doméstico, solo en ciertos horarios o 24 horas, solo de la vía pública o también entregados por su dueño,…).

Entidades sin Recogida Municipal

En relación a las entidades sin recogida municipal hay que tener presente siempre que una entidad tiene una cierta capacidad, que si bien puede ser flexible, tiene un límite de elasticidad que siempre se debería respetar. Quizás el primer paso sea asumir que en la gran mayoría de los casos, en una región como Asturias (con un importante indice de abandonos y una despreocupación absoluta por parte del gobierno regional y la mayoría de consistorios municipales) el número de avisos recibidos va a superar la capacidad de la organización, por lo que es importante saber decir NO y saber explicar al ciudadano que ser una Protectora de Animales significa ser responsable y en consecuencia hacerse cargo de aquel número de animales que se van a poder atender correctamente tanto física como emocionalmente. La presión, producida por lo dramático de la situación o por el chantaje emocional recibido por el ciudadano informante e incluso sus insultos, debe ser manejada de manera que la responsabilidad para con los animales ya acogidos se anteponga. No van a ser otros, sino los animales de los que ya nos hemos hecho cargo, los que van a pasar penurias si no somos muy serios en éste punto. Un animal del que YA somos responsables y que, por ejemplo, necesita un pienso especial, no debe nunca dejar de recibirlo porque nos hemos hecho cargo de una camada de cachorros y hemos tenido que destinar esa parte del presupuesto a la compra de un pienso puppy. El animal del que YA somos responsables debe ser prioritario si entendemos correctamente el término proteger.

El hacinamiento trae muerte, la falta de vacunación trae muerte, la falta de cuarentenas trae muerte, la no esterilización trae muerte, así que aquellos que hacinan, no vacunan, no hacen cuarentenas y no esterilizan, simplemente son personas o entidades que matan! Echarnos las manos a la cabeza cuando una perrera sacrifica perros y gatos, pero mirar para otro lado cuando una protectora por omisión en la atención tiene constantes bajas o a sus animales pasando penurias es, como mínimo, una visión irresponsable e infantil de la realidad.

El hacinamiento solo tiene gracia en un spot de Taylor Swift

Por otro lado, siendo rigurosos con la ley 13/2002 del Principado de Asturias, aquellas protectoras de animales que no tienen recogida municipal solamente pueden hacerse cargo de perros y gatos entregados por su propietario o procedentes de centros de depósito. En caso de hacerse cargo de un animal en la vía pública siempre debería haber un parte policial en relación a la actuación y 8 días hábiles después, en caso de que no hubiera aparecido su propietario, una cesión municipal del animal a la entidad. La ley es muy clara al respecto de que después de 8 días hábiles los animales errantes pasan a ser propiedad municipal por lo que, si una protectora entrega en adopción un animal recogido errante sin dicha cesión municipal está simplemente cometiendo una apropiación indebida. Además de por cumplir la ley, el hecho de solicitar a los ayuntamientos éste tipo de documentos hace que haya una constancia de que hay perros y gatos errantes y no encontrarnos con grandes ayuntamientos asturianos que justifican su pasividad en que no les consta ningún abandono en su concejo en los últimos años.

Entidades con Recogida Municipal

Algunas protectoras de animales son responsables de la gestión de Centros de Depósito municipales. Por loable que se pueda considerar la gesta, no debemos relajarnos en la tenencia responsable. En éste caso, el principal handicap es el hecho de que el número de animales que llega al centro es una variable que no puede ser limitada por la entidad, ya que tienen obligación de recogida. Actualmente, nos encontramos con contratos o convenios, en su mayoría, donde se están fijando cantidades de pago por debajo del coste real del servicio. Los ayuntamientos asturianos, en términos generales, ofertan, en baja temeraria el servicio y las protectoras, en muchos casos por el miedo a lo peor, asumen ciertos gastos que realmente son municipales y que pueden abocarlas al fracaso o a una atención deficiente de los animales que se comprometieron a proteger. Si bien, podemos entender que cierto nivel de cuidados pueden/deben sufragarse con los recursos privados de la entidad, la atención básica relativa a medicina preventiva, alimentación, sueldos de los trabajadores, agua, luz, gastos del vehículo de lacerías, telefonía,… deberían obligatoriamente estar cubiertos por los ayuntamientos.

header_ESSAY-PA-21805359

Quizás, la postura más responsable (como ya apuntaba el veterinario Carlos Rodríguez, de Mascoteros Solidarios, en alguna de sus apasionadas charlas) fuera una huelga de brazos caídos frente a las administraciones públicas que se creen con derecho a ningunear a las protectoras encima de estar pagando por debajo del precio de coste.

Exigir unas instalaciones mínimas y unos recursos económicos acordes con el número de animales atendidos es, sin duda, otra forma de proteger a los animales, a los que se les estaría garantizando una atención mínima adecuada independiente del número de calendarios que venda una protectora, las altas de socios o lo recaudado en mercadillos, recursos estos que se destinarían a atenciones más especializadas o a incidir en un mejor futuro mediante la concienciación,… ¿cómo puede una entidad de protección animal desarrollar la importante labor de divulgación mediante material formativo y campañas cuando no sabe que van a comer los perros mañana?

OBJETIVIDAD

La objetividad es fundamental. Los amiguismos tienen que quedar apartados y hay que marcar y mantener unos estándares de calidad para valorar a las entidades que se apliquen a todas por igual, independientemente de nuestras filias y fobias. Si queremos criticar vehementemente la falta de enriquecimiento en los patios de recreo para los perros en las instalaciones de una empresa, lo debemos hacer de igual manera si se trata de una protectora en una instalación pública o privada. Quizás, unos certificados de calidad para entidades de protección animal y empresas de recogida serían útiles para valorar que se hace y como se hace y unidos a unas estadísticas de recogidas estandarizadas permitirían tener una visión clara de la dimensión del problema a tratar, primer paso para poder plantear una estrategia de resolución del mismo.

PRESUPUESTO, ESTRATEGIA, POSICIONAMIENTO, PÚBLICO OBJETIVO

La gestión de una entidad sin ánimo de lucro debería ser profesional y maximizando los beneficios de la misma. Al leer algo así, la traducción inmediata de ciertas personas es “pero entonces se están lucrando, viven de los perros”. Nada más lejos de la realidad. Si una entidad realmente es profesional maximizará su beneficio, que en su caso no se mide en unidades monetarias, no se trata de dividendos económicos, sino de dividendos de bienestar animal. Cuantas más unidades de bienestar animal “produzca” una protectora de animales mayores serán los “beneficios” obtenidos por la misma. Un uso razonable de los recursos, un presupuesto de ingresos y gastos, una estrategia a la hora de abordar un nuevo reto o proyecto, un posicionamiento en el mercado, un desarrollo del mensaje en función del público objetivo del mismo, son términos que tienen que empezar a llenar el vocabulario de los responsables de gestionar tan vasta labor.

ardilla

El “yo quiero mucho a los gatos” y el “pues yo más”, aportan un cálido sentimiento, que de nada sirve, si tanto amor nos lleva a juntar 30 gatitos de varias camadas sin vacunar y sin hacer cuarentenas en una habitación. Por mucho, que la amante felina llore la muerte de que cada gatito, día tras día, uno tras otro, no puede ser merecedora de una oda “hace lo que puede, mira como llora por un gato cuando muere”, porque, al fin y al cabo, el gatito está muerto y la persona que lo abocó a la muerte, no es más que su verdugo.

El animal que matas jugando al proteccionismo, muere de verdad

 

 

El Perro Feliz

En marzo de 2013 descubrimos el criadero multirraza El Perro Feliz a través de nuestra colaboradora Mónica Castillo, que se quedó horrorizada cuando aquel hombre y su ostentoso Mercedes pararon a la puerta de su tienda para dejarle un cartel de cachorros en liquidación.

Habíamos visto por internet casos de Puppy Mills en EEUU y de fábricas de cachorros en los países del Este de Europa, pero fue un importante shock cuando conocimos un sitio similar aquí mismo, en Colloto, en el centro de Asturias.

Por aquel entonces nos hicimos cargo, a través de ésta colaboradora y sin revelar nuestra identidad, de algunos de los “descartes” que no resultaban suficientemente productivos/útiles para el negocio.

Paralelamente investigamos la legalidad de un sitio así, descubriendo que, desgraciadamente, si se dispone de núcleo zoológico, libro registro y se identifican los animales con microchip, su bienestar físico y psicológico es absolutamente obviado y parece que nada hay denunciable en que las madres “parideras” se pasan meses encerradas en pequeñas jaulas metálicas teniendo una camada tras otra, un celo tras otro, o que la alimentación sea cortezas de queso y de jamón que el propietario vende en otro de sus negocios. Ni una bola de pienso, ni una mantita, ni un juguete, nada, por no haber, no había ni comederos y la “comida” se acumulaba en el suelo.

El primer perro que nos llegó Willy, nos abrió los ojos sobre la terrible realidad que sufren estos animales, tan acostumbrados a la vida en una jaula, que incluso fuera de ella tenía barreras mentales que le mantenían bloqueado y sin moverse de un mismo espacio reducido, a pesar de estar libre físicamente para poder recorrer toda la habitación.

Cada nuevo animal que nos llegaba de este lugar, nos reafirmaba en la necesidad de ayudar a la totalidad de los perros allí albergados, pero ¿cómo hacerlo?

Entonces se nos ocurrió proponerle que queríamos montar una guardería canina e interesarnos por la posibilidad de comprar la instalación, lo que nos permitió conocer en su totalidad la terrible situación interna. La deteriorada nave, donde vivían parte de estos perrillos, “pobres objetos para el lucro de su propietario”, tenía un sistema de limpieza propio de un campo de tortura, daban manguera desde el pasillo, a través de un agujero en la pared de la jaula, con los animales dentro del habitáculo. Para vaciar la fosa séptica, lejos de llamar a una empresa, sacaba el contenido con una bomba que lanzaba los desechos contra los prados. Cada nueva cosa que nos contaba, nos dejaba ojipláticas, con el esfuerzo añadido de fingir en nuestros rostros que todo era normal para que no descubriera quienes éramos.

Lo peor estaba por llegar cuando nos explicó que no le interesaba alquilar, solo vender, porque si iba a “liquidar” todos aquellos perros, con el coste que le suponía, para que a los cuatro días nos fuera mal el negocio y dejáramos de pagar el alquiler, como que no. Así las cosas le propusimos que si comprábamos nos quedaríamos con los perros allí presentes. Todo mientras soportábamos escuchar como alardeaba de haber tenido más de 40 cockers parideras simultaneamente y ser el mayor vendedor de estos lares, haber tenido más de 200 perros simultaneamente en aquellas instalaciones donde con un mínimo de bienestar no podría tener ni la mitad,…

Ante este panorama, adquirir el criadero y liberar de su esclavitud a todos los animales allí albergados, se convirtió en una prioridad. El reto era grande e incluso algunos pueden cuestionarlo, pero cuando se ve algo así, no se puede dejar de buscar la manera de cambiarlo. Transformar una fábrica de cachorros, donde las madres malviven toda su existencia, en un centro de bienestar animal, pionero en la zona en el trato digno, el respeto y el cuidado hacia el mejor amigo del hombre, se convirtió en nuestro leitmotiv. Si nuestro objetivo, tal y como recogían nuestros estatutos era la construcción de un centro piloto que sirviera de ejemplo de buenas prácticas y bienestar animal, que mejor que levantarlo sobre un cementerio de dolor, ejemplo de las peores prácticas y la mayor explotación de nuestros compañeros los perros pensando únicamente en el lucro y sin el más mínimo principio ético y moral.

En su afán de exprimirlos hasta el último euro, hasta el último minuto, en los días antes de la compra, el propietario, repartió anuncios por internet y todos los medios a su alcance para vender a precio de saldo los ejemplares, sin preocuparse ni interesarse por donde iban a ir o que les iba a pasar.

Cuando llegamos 43 animales permanecían en las instalaciones. 43 exclavos liberados que poco a poco van descubriendo lo que es el cariño, las camitas calientes, los paseos, olisquear,… en resumen, vivir.

Video: Operación Happy Dog

Nuestro objetivo siempre ha sido la construcción de un centro que sirva de ejemplo de bienestar animal, que mejor que levantarlo sobre un cementerio de dolor.

Las granjas de cachorros

Dejando claro de antemano que, como protectora, siempre pensamos que la mejor opción, mientras haya perros malviviendo en perreras o siendo sacrificados, es la adopción, somos conscientes de que habrá ciudadanos que elijan comprar por diversos motivos y creemos que deben estar bien informados. Por favor, huyan de las granjas de cachorros, tiendas o criaderos multirraza!!!

Las granjas de cachorros o criaderos multirraza son una buena muestra de lo perverso que puede llegar a ser el ser humano con los perros. Éstos campos de concentración son claros ejemplos de explotación animal, donde no importa nada el bienestar ni físico ni emocional de los animales y, desgraciadamente, en muchos casos ni siquiera son legalmente denunciables, debido a las permisivas y exiguas leyes de las que disponemos en España, en las que cualquier sitio con licencia de apertura y los animales identificados con microchip suele pasar la mayoría de inspecciones legales por parte de los organismos públicos.

12278995_10206453037898146_5918457840007722609_n

Las características de estas fábricas, ya sean en el Este de Europa (donde la mitad de los cachorros mueren en el transporte a España), como las locales, son comunes. Se anuncian en páginas como milanuncios o segunda mano y escriben anuncios tipo, en los que únicamente cambia la raza que toca anunciar y la fecha de nacimiento o edad de la camada.

camada-18-dias

El resto de los perros, que no se venden por internet, los venden por el canal tienda. Sí, son esos pobres cachorros que vemos en jaulas de cristal mínimas, en los escaparates de los centros comerciales o de las tiendas de animales de nuestra ciudad. Por supuesto, no tienen pedigree (aunque el vendedor lo prometa, dice que tarde unos meses y que ya nos lo enviará, pero lógicamente eso no sucede jamás). Tampoco hay ninguna garantía de que de adultos tengan el aspecto de la raza en cuestión (más que “nos lo garantiza” el tendero). En estos centros, con perros y más perros, sin ningún control y donde los padres suele proceder de otro lugar similar, pues hay perros criando con apariencia de una raza, pero que genéticamente pueden ser un cruce, por lo que sus hijos, de adultos no necesariamente tienen la apariencia de la raza.

En el siguiente ejemplo vemos un criador multirraza, que anuncia el perro como hijo de Yorkshire Terrier (solo uno de los progenitores es Yorkshire Terrier). Éste criador al haber tenido ya varias denuncias por  parte de clientes que tienen caniches paticortos o yorkshires más largos que un teckel, pues se guarda las espaldas de ésta manera.

cachorro-cruceyorki

Los criaderos multirraza o granjas de cachorros nacionales suelen ser naves industriales o centros caninos donde disponen de una amplia gama de cachorros. ¡NO se debe nunca comprar un cachorro en un sitio donde esté lleno de ellos y de mil razas! Detectarlos es sencillo, simplemente, si no crían solo 1 o 2 razas, si no es un ambiente familiar, si los perros están en cubetas o jaulas y si no veis que esas personas se dediquen a criar solo unas pocas camadas de perros y BIEN, dedicándose a la mejora de una raza. ¡No compréis!!!

Desgraciadamente, los criadores que cuidan de sus perros correctamente, no son proclives a denunciar (al menos a nivel público, en los casos en los que no lo puedan hacer a nivel legal) ésta competencia, como sería lógico. No luchan por normas más estrictas y toleran éste tipo de sitios, mirando para otro lado y siendo cómplices silenciosos ya que en muchas ocasiones disponen de la información necesaria para poder denunciar a éste tipo de maltratadores.

Por favor, huyan de las granjas de cachorros, tiendas o criaderos multirraza!!!

Oles o el atesoramiento de animales

A mediados de 2013 acudimos a un aviso de la Guardia Civil en Oles, Villaviciosa. Se trataba de una mujer que había sido denunciada por los vecinos por el gran número de animales albergados en su casa. Tras la visita de los veterinarios oficiales de la Consejería se le había comunicado a la propietaria que sería multada y debía deshacerse de los animales o sino el ayuntamiento ejecutaría una orden de desalojo y se los llevaría (órdenes que luego nunca se ejecutan por la falta de responsabilidad de la mayoría de los ayuntamientos asturianos para con los animales, pero eso es harina de otro costal).

Hola-20160102-1

Así, nos personamos en el lugar para intentar ayudar a aquellos animales en la medida de nuestra posibilidades. Lo primero que descubrimos es lo complicado que es hablar con las personas que tienen Síndrome de Noé o atesoramiento animal. Son personas enfermas cuyo deseo de proteger y su incapacidad para asumir la realidad de que no pueden ayudar a todos los animales de los que tienen conocimiento que están mal, hacen que los acumulen, pensado que están mejor allí, apilados, encadenados, sin atención veterinaria ni alimentación adecuada, que en cualquier otro lugar del “peligroso y malvado mundo exterior”.

Lo primero que necesitaríamos es el trabajo de psicólogos o psiquiatras con formación para hablarles de la manera correcta, de ayudarles a ver la realidad, pero lo cierto es que no disponemos de ese apoyo ya que ni siquiera está considerada ésta dolencia en el catálogo de enfermedades de nuestra comunidad.

Por suerte, el temor tras la misiva recibida por parte de la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos, nos permitió encontrar a una persona más abierta a recibir nuestra ayuda. El 13 de julio de 2013 conseguimos que nos entregase el primer perro, Chispa, una pequeña hembra que posteriormente fue adoptada en Suiza. A partir de ese momento y hasta hoy hemos conseguido recoger 57 perros y 12 gatos más. Un logro al que hay que añadir que también nos ha entregado, al menos para ser esterilizadas, a la casi totalidad de hembras que se negó a darnos para entregarlas en adopción.

El éxito de la acción se basó en la respuesta cuidadana de todas las personas que nos donaron pienso, medicinas, collares, colchonetas,… para poder atender a los perros allí el tiempo necesario para poder ir sacándolos; las personas que acogen estos animales desde el momento en el que podemos sacarlos (muchas veces tenemos que actuar sobre la marcha porque un perro que está dispuesta a entregarnos en una visita quizás no lo esté en la próxima visita) y la paciencia para no caer en el desaliento de hablar una y otra vez con un muro que está viendo una situación muy diferente a la realidad pero que en su mente es muy real.

Capitan-20160102-1

Aún son varios los animales a los que tenemos que seguir ayudando allí. Algunos como Lobo, Hola, Capitán o Chulo, siguen esperando que alguien se fije en ellos y sean adoptados. Esperan salir de sus jaulas, desde donde ven pasar su vida confinados y empezar el resto de su vida en un buen y amoroso hogar. Otros, como Billy, Linda, Suerte,… son de los “elegidos” por la propietaria pero tenemos que seguir insistiendo para que nos los ceda, aunque su calidad de vida ya ha mejorado gracias a la importante disminución del número de animales en el centro. Sin ser conformistas tenemos que hacer una lectura positiva del trabajo realizado, que nos ayudará para seguir adelante en el trabajo que queda por realizar.

Entre Julio de 2013 y Diciembre de 2015 hemos rescatado 57 perros y 12 gatos de Oles

El camino hacia el sacrificio cero

¿Que podemos hacer para conseguir salvar al 90% de los perros y gatos que llegan a un refugio en pocos años? La solución no es pedir la aprobación de una ley que lo exija, la solución pasa por disminuir el número de abandonos disminuyendo las camadas no deseadas. Un concepto que parece que en España no nos entra en la cabeza pero que en otros países lo tienen clarísimo y superdemostrado.

10265623_906694659407028_333245881939096677_o

Ilustración de Paco Catalán

La clave: clínicas de esterilización o de control de natalidad públicas, sobre todo para gente con pocos recursos. Pero en España tenemos un IVA de lujo (21%) y colegios profesionales en contra de la esterilización centrados en cerrar clínicas.

Un soporte necesario también: los refugios, donde se recojan los animales abandonados y perdidos. Refugios públicos y privados para albergar los más de 150.000 animales que se abandonan en España cada año.

Y un tercer ingrediente: gente, voluntarios, organizaciones con ganas de aprender, dispuestas a hacer las cosas de forma diferente para mejorar cada día un poquito.

Y por último un extracto del artículo How Smart Animal Shelters Aim for “Zero Kill”: “The keys to saving animals are reducing the intake into shelters and getting them out as quickly as possible. The two biggest levers are subsidized spay and neuter programs and community cat diversion programs like the one pioneered in Jacksonville. (It’s crucial to sterilize pets as soon as possible. Many people don’t realize that sterilizing a pet before it is sexually active — typically before seven months of age — dramatically reduces the risks for cancer in both males and females.)”

Traducción: Las claves para salvar animales está en reducir las entradas en los refugios y en conseguir que salgan lo más rápido posible. Las dos palancas más importantes son: subvencionar programas de esterilización y castración, y programas de gestión alternativos para gatos callejeros como el que se hizo por primera vez en Jacksonville. (Es crucial esterilizar las mascotas tan pronto como sea posible. Muchas personas no se dan cuenta de que la esterilización de un animal de compañía antes de que sea sexualmente activo normalmente antes de los siete meses de edad reduce drásticamente los riesgos de desarrollar cáncer en machos y hembras)

Por un año 2016 con menos abandonos

Seguimos en campaña

La campaña electoral concluyo ayer. Hoy, con la jornada de reflexión, los políticos descansan de quince intensos días buscando el voto de los ciudadanos, mientras, las protectoras de animales seguimos en campaña.

Durante todos los días del año, uno tras otros seguimos buscando hogares para los perros y gatos sin hogar de nuestro país. Más de 140.000 perros y gatos, son abandonados cada año (posiblemente muchísimos más ya que son pocos los centros que ofrecen datos y muchos los pequeños grupos de rescate o personas particulares que se hacen cargo de un animal vagabundo) (Un perro o gato se abandona cada cuatro minutos)

abelardo

Desde La Protectora, hemos lanzado una campaña de fomento de la adopción. Tanto Abelardo Fernández, entrenador del Sporting de Gijón, como Jesús Martínez Salvador, concejal del Ilustre Ayuntamiento de Gijón, nos dieron su apoyo desde el minuto uno, para que ésta iniciativa se convirtiera en una realidad.

La adopción, es una alternativa que siempre se tiene que barajar, antes de tomar la decisión de tener un nuevo animal de compañía. Informarse en las protectoras más cercanas a nuestro domicilio, conocer a los animales que tienen recogidos y valorar ayudar a uno de ellos, nos permitirá descubrir a perros y gatos (y porqué no conejos, cobayas, hurones,…) realmente encantadores y cuyo único delito en la vida ha sido caer en una familia irresponsable o que desgraciadamente no ha podido seguir cuidándolo por causas graves y ajenas a su voluntad (estos son los menos de los casos y de ahí los terribles datos que arroja nuestro país, puntero en abandono animal en Europa).

Adopta, es de primera!!!